LOS MÁS LEÍDOS

3 dic. 2011

Los últimos días de Pompeya

Edward Bulwer-Lytton nació en Londres en 1803 y publicó Los últimos días  de Pompeya, su obra más famosa, cuando apenas pasaba los treinta años. Se trata de una  novela histórica cuya trama se sitúa poco antes de que la ciudad de Pompeya perezca por obra y gracia de la Naturaleza. El titulo provoca que el lector dé vuelta a las últimas páginas más interesado en llegar al momento en que empieza a moverse el piso que en ver cómo el malo encuentra su merecido.
El protagonista es un joven y buen mozo griego, bastante acaudalado, llamado Glauco. Aparte de sus cualidades heredadas, el joven griego es de nobles sentimientos, amigable y dadivoso y también un poco ingenuo que se pasa los días añorando la belleza que alguna vez tuvo su patria natal.
Glauco queda impactado al conocer a una joven y hermosa compatriota suya de nombre Dione, que, pese a todo lo anterior, tiene el terrible defecto de que su tutor es un poderoso y malvado egipcio que la quiere para sí y que está dispuesto a eliminar a todo aquél que intente arrebatársela. Arbaces, que es el nombre del hijo de país del Nilo, es un villano con sobrados recursos, bien concebido por el autor y quizás el personaje que mejor le resultó de todos.
En el choque de rivales  por el amor de Dione, el griego no sabe ni por dónde le llega el golpe y poco puede alegar en su defensa cuando es encerrado por el asesinato del hermano de la mujer de sus sueños. A pesar de su condición acaudalada, su otra condición de extranjero le impide utilizar sus recursos para evitar ir a entretener a los leones en el anfiteatro.
Pero que nadie se espante, la verdad sale a la luz antes de que un león ponga sus garras en el cuello de Glauco y él todavía tiene tiempo para escapar de Pomoeya junto con Dione mientras el suelo tiembla bajo sus pies. No podía ser de otra forma en una novela del periodo del romanticismo.
Con todo, la trama exige a veces un poco de ingenuidad para aceptarla tal como se desarrolla, siendo más sobresaliente que la historia de amor la de un joven gladiador de nombre Lydon que quiere llegar a la cima de su oficio para tener dinero y así poder comprar a su padre que es esclavo. Al no poder ganar un combate, y aunque el edil reconoce su valor y le perdona la vida, Lydon, sabiendo que ya no podrá liberar a su anciano padre, se abalanza contra su enemigo y encuentra la muerte.
Para los amantes de la novela histórica, ésta puede resultarles bastante agradable; las descripciones de la vida y la arquitectura de la época están muy bien detalladas y no decepcionarían a nadie. Pero para quien busca sólo una buena historia para leer quizás no sea lo más indicado.

2 comentarios:

  1. Hola, Luigi. La novela histórica me atrae mucho pero es frecuente que la deje en segundo plano (con la intención de volver a ella en algún momento). La historia Pompeya siempre me ha fascinado, estoy segura de que disfrutaría mucho con esta novela, aunque haya que echar mano de cierta ingenuidad, como dices. Tomo nota. :)
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, Andromeda, gracias por pasarte por este rincón, aunque aún tenemos pocos muebles. Es un honor.

    ResponderEliminar