LOS MÁS LEÍDOS

6 dic. 2011

La conjura de los necios

Detrás de La conjura de los necios, una de las novelas norteamericanas más famosas del pasado siglo, existe una historia demasiado interesante, aunque triste. Su autor, John Kennedy Toole, jamás logró verla publicada, porque murió demasiado joven.
Toole, nacido en Nueva Orleáns en 1937, escribió la novela a principios de la década de los 60s, y trató infructuosamente de que una editorial le diera la oportunidad de publicarla. Fueron varios años de rechazo tras rechazo y finalmente Toole ya no pudo soportar lo que le parecía un hecho: que su novela no sería publicada. Ésa, se cree, fue la causa de su suicidio en 1969.
Una vez desaparecido el autor, su madre encontró la novela y se dio a la tarea de leerla. En 1976, el novelista Walter Percy empezó a ser acosado por una mujer que pretendía que leyera la novela que había escrito su hijo, muerto hacía varios años. Percy se negó, pero la madre de Toole continuó insistiendo hasta que a él no le quedó más remedio que leerla con la esperanza de poder decirle después del primer párrafo que la novela era muy mala.
Según sus propias palabras, se llevó una gran sorpresa. Llegó incluso a preguntarse cómo era posible que la novela fuera tan buena. Gracias a Percy, La conjura de los necios fue publicada en 1980,  un año después ganó el Pulitzer y en Francia fue reconocida como el mejor libro extranjero. Acompañado a los reconocimientos le vino un enorme éxito editorial que aún perdura.
Pero la fama de la novela llegó cuando hacía mucho que su creador se había cansado de esperar y quienes se enamoran de ella tienen que conformarse con que no hay más. El final invita al lector a esperar una segunda parte que no existe. Cierto que Toole escribió una obra antes de La conjura de los necios llamada La Biblia de neón, la cual tiene notoria calidad y más si se toma en cuenta que su autor en el momento de escribirla era un adolescente.
Toole se hizo buena fama de hombre serio y reservado. Algunos creen que eso se debió a la férrea protección que le dio su madre por ser hijo único. Ese carácter por el cual se le conoce, va muy bien con su primera obra, La Biblia de neón, que retrata la solitaria y triste vida de un niño hasta llegar a la adolescencia, pero no cuadra en lo más mínimo con su superventas, que es una novela humorística.
La conjura de los necios nos muestra al extravagante y atípico Ignatius J. Reilly,  un treintañero antisocial de Nueva Orleáns que vive aún con su madre y que detesta trabajar. Ignatius se cree un genio, y el mundo no le gusta tal como es, porque considera que las normas morales ya no existen y que lo mejor es volver al modelo de vida medieval con un completo control de la Iglesia católica sobre el comportamiento de los seres humanos. Para su fortuna, no tiene la necesidad de lidiar con la sociedad a la que tanto critica porque su madre, aunque a duras penas, lo mantiene, pero un accidente obliga a Ignatius a salir y buscar un trabajo. En las calles de Nueva Orleáns se cruza accidentalmente con personajes tan atípicos como él con sus propias historias, y de alguna forma el destino y el propio Ignatius se encargan de unirlas y de desatar un caos mayor que el que ya tenía cada uno por separado.
Las extrañas circunstancias en las que se publicó la novela, su comicidad, que en un principio seduce, y los premios que acompañaron a su descomunal éxito, hacen que sea difícil encontrar de ella una reseña negativa. Pero lo cierto es que la novela a pesar de todo es mala. En un principio parece que va a ser buena, paginas después la impresión cambia y se predice que será extraordinaria, pero por la mitad es imposible no darse cuenta de que la novela empieza a perderse. La realidad es que al autor se le cayó la obra encima y la terminó como mejor pudo, e indudablemente salió a deber. Al principio el extraño carácter de Ignatius,  sus discusiones con su madre y con todos los que lo rodean, tienen sentido, pero cuando éstas se prolongan de la misma forma por toda la novela, es difícil no aburrirse. A eso es necesario añadirle la gran cantidad de anécdotas que le ocurren a Ignatius y que no encajan para nada en el final, algo que también decepciona.
Algunos tratan de tapar los defectos alegando que la muerte del autor impidió que hubiera una segunda parte, como queda claro al final, pero aun si se hubiera escrito una continuación, la novela seguiría siendo lo que es: una novela mala que al principio parece que va a ser buena. 

24 comentarios:

  1. muy buena critica, yo comence a leerla y de inmediato note que era una pesima novela a la que la muerte de su autor en suicidio y la publicidad elevarona categoria de "alta literatura". Es uno de esos casos en que aburrido y sin sentido se confunde con erudito y profundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes derecho a aburrirte con lo que te parezca... Pero:¿Quien dice eso de Alta Literatura... Y, sobre todo, quie´n lo confunde con "erudito y profundo"...
      Erundo y prorudito a lo mejor.
      Este libro es un no parar hacen gracia incluso las críticas, sin ánimo de faltar y desde el cariño.
      Ca ú es ca u...

      Eliminar
  2. Bueno, creo que en este caso sí vale la pena enfrascarme en una batalla contigo. La reseña no es tu peor obra; al menos reduces el resumen a un párrafo breve como debe ser. El problema es que más del 50% del texto no trata de la novela, sino de la historia detrás, la cual es fascinante, pero no del todo relevante. Y tu opinión sobre el libro es en verdad lamentable. No porque sea mala, esto es muy tu apreciación, sino --de nuevo-- porque juzgas con una vara anacrónica y totalmente desapegada de lo que critica.
    Las anécdotas que no encajan en nada componen el meollo del carácter de Ignatius --él es un filósofo en el estilo clásico, como Aurelio, que instaba a divagar con cualquier provocación. Por eso no encaja nada: él filosofa, su mente navega en un rumbo lleno de ideas imprácticas, mientras el mundo enarbola la bandera del pragmatismo. Él está en la luna, y todos los lugares con los que interactua están clavados, sin remedio, en la tierra. Pasa por una fábrica, por un bar, por un empleo de ventas; no comprende por qué su ideario clásico no encaja, es necio, sigue intentando, pero el mundo se mueve en otra dirección. De eso trata la novela, de un hombre fuera de época, cosa que juzgas, superficialmente, como digresión. Te aburres ante un conflicto central riquísimo.
    Asimismo, fallas al no darle la importancia debida al ambiente. Si Walker Percy (porque se llama Walker, no Walter) amó la novela no fue sólo porque fuera divertida, sino porque captura a Nueva Orleans de un modo inusitado. Percy es de Nueva Orleans, y también escribía sobre él. Los perosnajes sí son, como dices, igual de disparatados que Ignatius, pero al mismo tiempo son enteramente diferentes. Tenemos negros, caucásicos, italianos, franceses, criollos, es decir todo un mosaico social puesto frente a nosotros, siendo al mismo tiempo fiel a la realidad y ridiculizándola. Es comparable al trabajo que Gogol hace con Rusia o Ibargüengoitia con México. Deberías considerar aprender de la novela, verla como un documento histórico satírico, en vez de sentirte por encima de ella y buscar adaptarla a tus borrosos estándares.
    Y es que eso es lo peor de todo: te atreves, con argumentos endebles, a pronunciar las palabras "es mala". ¿Mala para quién? Si es mala para ti no tengo ningún problema, pero tanto tú como el comentarista arriba de mí parecen creerse jueces absolutos, imposibles de controvertir. Quizá deberían bajar un poco sus humos, leer abiertamente, con humildad, y no sentir que saben más que millares de lectores informados que han disfrutado enormidades con esta novela. Sus críticas están mal fundadas, y los reducen a la apariencia de ignorantes, por lo menos a los ojos de cualquiera que sí haya leído con la mente abierta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo contigo.

      "La conjura" es una de mis novelas favoritas y el personaje de Ignatius está muy bien construido.

      No detecté en ningún momento las inconsistencias de las que habla el autor de la crítica y en verdad tu comentario refleja 100% lo que opino.

      Eliminar
  3. El comentario de DVX es mejor que la "critica"

    ResponderEliminar
  4. "Yo solo me relaciono con mis semejantes. Como no tengo semejantes, no me relaciono con nadie. Ignatius Reilly"
    Esta frase que me llamó la atención, la encontré hace unos días por casualidad en la red y decidi investigarla, hasta que di con su origen: "La conjura de los necios". Decidi comprar el libro, empece a leer...y no pude parar!!! Es más, la baje luego en formato doc. y la pase a TextAloud para grabarla en mi MP4 y escucharla nuevamente mientras trabajo. ¡Me gustó mas que la primera vez que la leí! No podía parar de reir en lagunas partes de la novela! Es trajicómica, si, pero no descarto volver a leerla u oírla y disfrutarla nuevamente!!!
    Eso si... el final me dejó con gusto a poco. Busque la seguinda parte y supe que su autor había muerto, o sea.... sigo con ganas de mas!!!
    Nota: No es un libro para los que le gusta leer todo digerido, hay que tener imaginación para ubicarse en el contexto, y sumergirse el la locura de Ignatius.

    ResponderEliminar
  5. Solo pude aguantar un tercio del libro. Aunque Ignatius sea de otra época sus divagaciones y su comportamiento cansan y aburren hasta ser irritante. Es sólo otra opinión.

    ResponderEliminar
  6. En mi opinión, la novela de la que hablamos (o escribimos) es, sinceramente, tediosa y, sí, aburrida. Probablemente no la calificaría "mala" para no herir sensibilidades; sorprende, sin embargo, que no se permita calificar en cualquier sentido una novela... ¿leerla sí? ¿opinar de ella también? ¿opinar sinceramente no? No sé qué diría Ignatius de todo esto... En fin, en mi opinión, como digo, y es sólo una opinión, a la novela le sobran, aproximadamente 100 páginas. Llega un punto en que el autor ya ha explicado todo lo que tenía que explicar y, el resto, sobra. Eso sí, me parece a pesar de todo una lectura recomendable e interesante. Y es que, como cualquier obra literaria que se precie, La conjura de los necios tiene grandes virtudes y, también, defectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos sabes que nunca podrás tener un sentido del humor tan extraordinario como lo tenía John Kennedy Toole, así que por eso te queda criticar y calificar como tediosa y aburrida una obra tan inteligente. Pero luego te intentas redimir diciendo que como virtudes tiene que es interesante y recomendable. Mi no entender. Además dices que sobran unas 100 páginas, te has molestado en contarlas y todo...

      Eliminar
    2. ¿Por qué que a alguien no le guste una novela supuestamente humorística lo convierte en una persona menos inteligente? Deberías disputar las ideas y no criticar al sujeto.

      Eliminar
  7. Pues a mi aunque moleste me parece una de las peores novelas que he leido nunca. Un Torrente de principios del siglo XX. Mala no, malisima.

    ResponderEliminar
  8. Comencé a leerlo, como la mayoría supongo, por la critica proliferada a este libro; como también, acompañado de la trágica vivencia de su creador.
    Debo admitir que provoco en mí, en algunos pasajes y situaciones, una agradable diversión; pero cerca de la mitad, la verdad, la obra se me manifestaba un tanto monótona y reiterativa. Me costo, por momentos, seguir la lectura; aunque cerca del desenlace final, volví a verme sumergido en el. Un poco, claro esta, por la incertidumbre del final; que a su vez, me dejo sensación a poco.

    Por momentos me encontré realmente irritado con I.REALLY. A decir verdad, y mas allá que se hable del espejo de los años 60 en nueva orleans que plasma el autor; tanto como se palpa el rascismo con sátira hacia la gente de color, hasta usando un eufemismo como "comunista" a quien se comporte distinto a la mayoria, hasta también retratando los conflictos y el maltrato de pareja psicológico( con el sr y sra Levy); la verdad, creo, que la critica mas que a la sociedad, se centra en I.REALLY, que también pudo a ver sido una auto critica del autor a si mismo.

    A mi manera de ver, este personaje, tiene una mente autoritaria, no admite que nadie piense distinto a él, y en su propia fantasia, promueve la idea de volver el tiempo atras, donde mas comulgan sus ideas. Por ej: se la pasa criticando a la tv, pero se pasaba la mayor parte del día mirandola, y criticando, y censurando lo que veía, hasta cuando iva al cine. No tiene una moral definida, ni respeto hacia ninguna persona, es un hombre de 30 años que no pretende hacerse cargo de si mismo, sino que su madre sea su sirvienta, censura a su ex novia y competidora en epístolas con revuelos sociales, por pregonar un sexo abierto y sin pudor.

    En fin, como aveces puede ser entretenido y divertido, también puede volverse irritante he indiferente esta historia.

    Para mí, seria un 6,5, un buen libro, pero no una obra maestra.

    ResponderEliminar
  9. Comencé a leerlo, como la mayoría supongo, por la critica proliferada a este libro; como también, acompañado de la trágica vivencia de su creador.
    Debo admitir que provoco en mí, en algunos pasajes y situaciones, una agradable diversión; pero cerca de la mitad, la verdad, la obra se me manifestaba un tanto monótona y reiterativa. Me costo, por momentos, seguir la lectura; aunque cerca del desenlace final, volví a verme sumergido en el. Un poco, claro esta, por la incertidumbre del final; que a su vez, me dejo sensación a poco.

    Por momentos me encontré realmente irritado con I.REALLY. A decir verdad, y mas allá que se hable del espejo de los años 60 en nueva orleans que plasma el autor; tanto como se palpa el rascismo con sátira hacia la gente de color, hasta usando un eufemismo como "comunista" a quien se comporte distinto a la mayoria, hasta también retratando los conflictos y el maltrato de pareja psicológico( con el sr y sra Levy); la verdad, creo, que la critica mas que a la sociedad, se centra en I.REALLY, que también pudo a ver sido una auto critica del autor a si mismo.

    A mi manera de ver, este personaje, tiene una mente autoritaria, no admite que nadie piense distinto a él, y en su propia fantasia, promueve la idea de volver el tiempo atras, donde mas comulgan sus ideas. Por ej: se la pasa criticando a la tv, pero se pasaba la mayor parte del día mirandola, y criticando, y censurando lo que veía, hasta cuando iva al cine. No tiene una moral definida, ni respeto hacia ninguna persona, es un hombre de 30 años que no pretende hacerse cargo de si mismo, sino que su madre sea su sirvienta, censura a su ex novia y competidora en epístolas con revuelos sociales, por pregonar un sexo abierto y sin pudor.

    En fin, como aveces puede ser entretenido y divertido, también puede volverse irritante he indiferente esta historia.

    Para mí, seria un 6,5, un buen libro, pero no una obra maestra.

    ResponderEliminar
  10. por estas criticas se considera obra de culto poca gente es capaz de ver su "belleza"

    ResponderEliminar
  11. Creo que criticar demasiado a esta obra es un impulso del que escribe por ponerse mas en tono de rebeldia que encontró piedra picando un diamante... todos los que leyeron este libro de mi entorno lo terminaron y se sintieron contento de haberlo leido...ese es el valor de si es buena o mala en relacion a la lectura...ahora del lado critico de un juez de la literatura puede ser imperfecta...pero esos mismos que siempre argumentan esas opiniones que van contra los demas lectores, son los que negaron las publicaciones de grandes maestros de la literatura...slds

    ResponderEliminar
  12. Para los detractores de la novela, parece que se olvidan aunque esta escrito al principio de la critica, que se escribió a principios de los años 60. Si aun sigue levantando polémica, imaginense en aquella época, tratando los temas que trata y con sentido de humor!
    A mi me parece un gran libro, pasas de odiar al protagonista a empatizar con el porque no deja de ser un incomprendido en la época que le a tocado vivir.
    Sin duda recomendable.

    ResponderEliminar
  13. Me costó mucho leerlo desde la antes de la mitad hasta el final, lo acabé sólo porque decían que era muy bueno, y al terminar, pensé que había perdido mi tiempo.

    Aprecié que estaba bien escrito y que trataba temas polémicos para la época, pero por lo demás... El libro está lleno de personajes quejumbrosos, y ese es el eje principal de la trama. Ignatius tiene algún momento de frases buenas, como cuando aparecen las cartas que le escribía al profesor de la universidad, pero el resto todo son desvaríos para escaquearse de hacer algo, y seguir viviendo del cuento y de los demás. Es un personaje muy patético, lleno de ego y miedo.

    Las situaciones del libro son puras discusiones o paranollas de la visión del mundo de Ignatius. Todos los personajes se recrean en sus miserias continuamente. Por eso, si los personajes principales te parecen bastante odiosos es difícil de leer, porque la trama gira en torno a eso la mayor parte del tiempo.

    Este libro me recordó al guardián entre el centeno, que es también sobre la visión de un chavalín sobre un mundo de podredumbre. Para mi son sus mentes lo que lo hacen podrido y no "el mundo" "ni los demás" porque a esta gente encima no les pasa nada, son niños de papá, inmaduros y amargados, y en el fondo no se creen capaces de nada en la vida. Estros libros son bastante tristes si vuestro objetivo es tener una lectura amena no los recomiendo.

    ResponderEliminar
  14. Es curioso, leyendo críticas a esta gran obra la inmensa mayoría se limitan a criticar la personalidad de Ignatius: su visión del mundo, idealista, y su egocentrismo e hipocresía. Sin embargo, pocos han visto en el protagonista una víctima de la sociedad, un incomprendido, al fin y al cabo, cuya visión en contra del mundo moderno no es más que el producto de los sucesos que ha ido arrastrando durante toda la novela, el ambiente en el que se ha criado.
    Al ser rechazado por la sociedad, él intenta rechazar a la sociedad creando su propia filosofía, su propia moral. Y su propia madre, en lugar de ayudarle a salir de aquel ambiente, lo obliga a buscar trabajo, se desentiende de su trastorno y busca nuevas relaciones sociales para afrontar sus propios problemas internos, olvidando los de su hijo, o, mejor dicho, no comprendiéndolos. La enfermedad de Ignatius va degenerándose desde antes del comienzo de la novela, desde que Myrna lo abandonó, acelerando este crecimiento a partir del accidente y, por tanto, sus aventuras en el mundo laboral, que acaban por desquiziarle completamente hasta que, una vez tocado fondo, decide salir del Barrio Francés.
    Myrna es la única que comprende a Ignatius, y esa relación de amorodio que nos describe el libro no es más que un intento de salvar la mentalidad de Ignatius.

    ResponderEliminar
  15. Hace un par de horas terminé de leer esta novela. Tardé casi un año en terminarlo, hago este alcance porque me parece muy divertida la reacción de mis amigos cuando me preguntan, ¿Cuántas páginas tiene?, la respuesta los deja boquiabiertos. ¿Por qué alguien tardaría tanto en leer una novela, cuando vivimos en una época donde los mejores best seller del momento sobrepasan las 500 páginas? No conozco todas las respuestas (claro está) pero es interesante el análisis que surge a partir de esta reacción frente a una lectura discontinua de una (supuesta) gran novela. Es mejor o peor un libro por la cantidad de páginas que tiene? ¿es importante el detalle y desarrollo (para muchos basura extra) que le entrega el autor a sus personajes? ¿Cuál es el factor que me incita a engullir un libro de 500 páginas en una noche?, y tanta otra más. “La conjura de lo necios” es un libro fuera de lo común, es lamentable que posea la categoría de "best seller”, porque muchos querrán leerlo pensando que encontrarán la misma basura fácil de digerir que encontraron en HP, GOT, HG, FSOG, etc. No quiero juzgar a nadie, (nunca más) pero creo que muchos lectores (dada su avidez para devorar cuanta novela bien ranqueada aparezca ) se da el lujo o el título de “experto lector” eso le permite opinar libremente sobre cualquier obra (hasta FSOG es una obra, seamos justos). No quiero poner mi pie sobre nadie, pero me parece injusto que cualquiera se sienta libre de catalogar como “mala” una obra que no cumplió sus expectativas (superflúas). Para que me entiendan, hago la analogía de como funciona el patrón de belleza occidental, ¿por qué alguien es “feo” simplemente porque no me gusta?, o mejor dicho ¿por qué si la mayoría lo dice, debo considerar algo lindo (o bueno)? ¿Por qué si el personaje principal es una mierda de persona, (lo es también la novela) no puedo rescatar nada de él? Señores!!!! (y señoritas) ¿Dónde está el verdadero análisis? ¿Por qué no aceptamos el reto y nos detenemos a pensar, que diablos pasa con este tipo, que está queriendo decir?. Este libro es una maravilla por su detallada visión de una acotada realidad que aún persiste 50 años después. A pesar de mi discontinua lectura recuerdo el siguiente comentario de Myrna: “Imagínate que hubiera gente que no fuera sodomita y quisiera ingresar y la rechazásemos. Nos acusarían de tener prejuicios y se vendría abajo todo el asunto”. Actualmente, el tema de la discriminación homosexual ha tomado tanta relevancia que ahora no se puede estar en “desacuerdo“ porque te rechazan. ¿Cuántos autores pueden sostener una idea que transciende a través del tiempo? ¿Cuánto autores pueden “fotografiar” un vivencia y convertirla en un relato universal y anacrónico? Mi comentario se está basando en muchas preguntas… lo siento. Para terminar quiero decir humildemente que opino lo lamentable la superficialidad con que se opina sobre una obra tan brillante y llena de matices, y no es que quiera defender algo que me gustó, es sentir que muchos usan prismas incorrectos y estáticos para opinar. Finalmente quiero decir, que deberíamos posarnos en la vereda contraria y ver (lo que nuestro modelo mental/lector no nos permite) más allá de evidente…

    ResponderEliminar
  16. Concuerdo con la crítica breve y concisa. Me pareció MALA, sobrevalorada, entre tanta paja mental del irritante personaje, excesiva y reiterativa, es imposible no encontrar matices y discusiones por doquiera (no es exclusivo de este texto), pero se trata de una novela, el estilo, el ritmo, y la narración resultan esenciales. Siento que es como ver por 24 horas durante 7 días el mismo apestoso episodio de Mr Bean. Un personaje odioso y tedioso esta bien durante unas cuantas páginas pero no toda la obra porque finalmente da igual haber leído un párrafo o las 500, si al final todo es lo mismo.

    ResponderEliminar
  17. Es uno de los peores libros que me han intentado colr en mi larga vida de lector asiduo
    La empezé a leer por recomendación de un amigo ( hace ya más de 29 años) y todavía no me he quitado ese amargo regusto mñque me quedó al sentir que no era mi tipo de novela que me engancha
    Aburrída y pesada
    Desde mi punto de vista no la recomiendo, hay miles de libros más interesantes, de verdad
    Es mi opinión

    ResponderEliminar
  18. Es uno de los peores libros que me han intentado colr en mi larga vida de lector asiduo
    La empezé a leer por recomendación de un amigo ( hace ya más de 29 años) y todavía no me he quitado ese amargo regusto mñque me quedó al sentir que no era mi tipo de novela que me engancha
    Aburrída y pesada
    Desde mi punto de vista no la recomiendo, hay miles de libros más interesantes, de verdad
    Es mi opinión

    ResponderEliminar
  19. Que cantidad de palurdos

    ResponderEliminar
  20. A mí me lo prestó un amigo con gran entusiasmo. No puedo decir que me pareciera un mal libro. Pero tampoco me pareció gran cosa. La palabra "sobrevalorado" lo describe perfectamente. Y la sobrevaloración seguida de decepción hace que parezca hasta malo. Estoy seguro de que me habría gustado más de no haber empezado a leerla esperando que fuera la mejor novela de humor del siglo XX.

    ResponderEliminar