LOS MÁS LEÍDOS

24 feb. 2012

La función del crítico

No sé si todos los blogueros que escriben reseñas literarias se consideran críticos. Al leer algunas me he dado cuenta de que muchos no se ven así. Yo, por mi parte, desde este rincón, sí me considero uno. Criticar, para mí, es la única forma de hablar de un libro. Y por más que lo pienso no creo que sea posible desgajar una obra literaria sin poner en evidencia lo mejor o lo peor de ella, o ambas cosas.
Muchos han hallado la forma de decir que un libro es una obra maestra cuando en realidad es una completa bazofia. Quizás para tener tal postura ni siquiera sea necesario leer el libro. O quizás, incluso, sea más fácil decir que es bueno si no se ha leído, por aquello de la conciencia.
He leído muchas veces a personas que aseguran que un crítico puede decir que un libro es muy malo y otro que es muy bueno sin que ninguno de los dos mienta, porque, dicen, las opiniones pueden ser muy variadas de acuerdo al criterio de cada persona. Yo sé que todos pensamos de forma diferente y sostengo que eso es muy bueno porque nos da una identidad propia. Pero veo difícil que un crítico con experiencia encuentre un libro que es malo bueno aunque le guste.
Quien durante diez años se ha propuesto leer sesenta libros al año y ha cumplido la cuota aunque sea el 31 diciembre mientras brinda con su familia, seguramente ya tiene un criterio al que es difícil o imposible engañar, aunque trate de probar lo contrario. Una persona así ya sabe que un libro es bueno cuando ofrece una buena historia y está bien escrito. Eso, a fin de cuentas, es todo lo que necesita un libro para alcanzar la categoría de bueno.
Alguien podría decir que la evaluación respecto a una buena historia varia de acuerdo al criterio de cada persona, porque finalmente todos tenemos gustos diferentes. Yo digo que no, una buena historia no deja de serlo por más que no guste a algunos. A mí no me gusta Cien años de soledad, pero no me cabe la menor duda de que es una extraordinaria historia muy bien escrita, digna sobradamente de todo el reconocimiento que ha recibido. García Márquez la construyó de manera magistral, sin dejar huecos a pesar de que era difícil no hacerlo en una novela de ese tipo.
Hace poco escribí una reseña de La conjura de los necios,  obra póstuma de John Kennedy Toole, en la que dije lo que es evidente al leer el libro: que es una mala novela. Las circunstancias poco usuales en las que fue publicada quizás ablandaron demasiado a la crítica de su tiempo que la convirtió en una novela de culto, sin que sea digna de ello. Es cierto que inicia de manera extraordinaria y que maneja un humor negro excelente y personajes que despiertan el interés, pero también es cierto que a la mitad del libro todo se cae, se vuelve repetitivo y ocurren muchas cosas que no tienen sentido alguno.
Sin embargo, encontrar una crítica negativa de esta novela es muy difícil, aunque sí hay algunas, y yo me pregunto ¿por qué casi todos dicen que es buena?, ¿porque les gusta realmente o porque críticos de renombre ya lo dijeron antes? Algunas veces me he dado cuenta de que a pocos les gusta discrepar con los “críticos profesionales”, opinar como la mayoría es una buena forma, a fin de cuentas, de no equivocarse. Pero cuando críticos de renombre enaltecen una payasada inleíble sólo porque la edita una gran editorial y la escribió un autor famoso ya es difícil creer en ellos.
Vuelvo a repetir algo que ya dije para no sembrar dudas: una buena novela es la que, por principio de cuentas, está bien escrita, ofrece una buena historia con un argumento sólido que no deja huecos ni tiene fragmentos y diálogos torpes a los que no se les encuentra un sentido claro. Y reconocer que es buena es el deber de todo crítico honesto, aunque no le guste la obra. Igualmente es fácil identificar una pésima novela, y no deberíamos tentarnos el corazón para decir que es horripilante por más que todos digan lo contrario. 

9 comentarios:

  1. Yo no me considero una crítica literaria ni mucho menos, lo que hago es exponer la sensaciones y sentimientos que me ha causado una novela al leerla porque eso sí, yo sólo reseño libros que he leído enteros.

    También es cierto que siempre pongo de manifiesto los puntos positivos de la novela, e intento "disimular" sus defectillos aunque si estos son escandalosos los dejo de manifiesto claramente, sobre todo si se trata de errores ortográficos/gramaticales o de ambientación. Enhorabuena por tu artículo, espero que dé pie a abrir un bonito debate entre tus lectores.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. A veces es difícil encontrar malas opiniones, yo he dado alguna de novelas que críticas fantásticas, aunque suelo preferir recordar libros que me gustan, y la gente se sorprende porque, efectivamente, la crítica de nombre pesa.
    Y, como bien dices, hay que diferenciar que sea bueno a que te guste. El ejemplo más claro de esa diferencia lo encontramos de Dan Brown, un autor que con su código fue leído y disfrutado como historia por millones de lectores, mientras que sus carencias literarias fueron expuestas una y otra vez.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Evidentemente hay que decir qué nos gusta y qué no nos gusta de lo que leemos. ¡Faltaría más! Creo que en tu definición de novela falta un concepto importantísimo: que emocione, que te haga sentir, que te remueva algo por dentro. Las novelas de Ildefonso Falcones serían perfectas, pero a mí no me gustan porque me parecen trmendamente frías. Si me dicen que en vez de un humano las ha escrito un ordenador, me lo creo.

    ResponderEliminar
  4. No entiendes mas o menos por no coincidir con la mayoría, la misma lectura a cada uno nos provoca un sentimiento diferente. Un beso.
    Dolores

    ResponderEliminar
  5. El otro día en el suplemento cultural ADN del diario La Nación, lei una nota sobre la críticia y su función, y la verdad que ¡Uf! yo de seguro que NO hago crítica, ya que todos los componentes que debe tener una crítica para que efectivamente pueda considerarse tal cosa (información, interpretación, opinión y buena escritura) hay que ser bastante profesional. Yo me contento con compartir con otros lectores lo que me paso mientras leía. Y lo hago en internet porque la verdad que es poca la gente que lee y a la que le gusta hablar de literatura, así que tengo pocos lectores "de carne y hueso" para conversar todos los días.
    "Cien Años de Soledad" es un libro que leí muchas veces con gran pasión y que me entretuvo muchísimo, sin embargo siento que pertenece al pasado, ya no disfruto de ese tipo de libros. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Muy, muy interesante esta entrada tuya. A mí me pasó lo mismo que a tí con La conjura de los necios. No me pareció buena, ni me enganchó, ni me gustó nada. En cambio, a todo el mundo parece encantarle. Para gustos los colores... yo no me considero crítica, pero sí lectora algo experimentada y creo que quien encuentre que sus gustos y opiniones son afines a las mías puede tener en mí a una especie de consejero de lecturas. Pensar eso me gusta.
    Te sigo a partir de ahora.

    ResponderEliminar
  7. Yo no me considero crítica profesional, pero sí es verdad que con el mero hecho de comentar un libro, de expresar lo que te ha parecido, lo que te ha transmitido, ya estás haciendo una crítica. Yo no me corto un pelo y si una obra me gusta, me gusta y si me aburre soberanamente, lo comento, aunque tenga críticas maravillosas. No estoy dispuesta a mentirme ni a mí misma ni a nadie...
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Coincido contigo, muchas veces he leído reseñas de libros donde los describen sencillamente maravillosos y cuando los leo me arrepiento de haber caído en el engaño. Probablemente muchos críticos tienen motivos para decir que un libro es bueno cuando no lo es, y sería interesante sabes cuáles son esos motivos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar