LOS MÁS LEÍDOS

30 ene. 2012

Los crímenes de la calle Morgue

El otro día reseñé la novela Arsenio Lupin contra Herlock Holmes, y allí comenté que Holmes, el más famoso detective de la historia de las novelas policíacas, es una ligera mutación de C. Auguste Dupin, personaje salido de la extraordinaria mente de Edgar Allan Poe. Pues bien, creí prudente hacer también una reseña de la primera aparición de Lupin, que fue allá por 1841, en un relato titulado Los crímenes de la calle Morgue, el predecesor de toda historia policíaca que se precie de serlo. Cualquiera que lo lea, verá rápidamente que Sir Arthur Conan Doyle ni siquiera se molestó en hacerle muchas modificaciones a Dupin para mostrárnoslo como su Holmes, ya que ambos tienen un amigo menos inteligente que ellos que les profesa admiración y que sirve de narrador en las historias.
En Los crímenes de la calle Morgue, dos damas parisinas, madre e hija, son brutalmente asesinadas en su propia casa. Aquéllos que lograron escuchar algo donde y cuando ocurría el escalofriante suceso, aseguran que uno de los sospechosos hablaba francés y el otro un idioma que no saben si era español, italiano, inglés o ruso.
La policía se enfrasca en la búsqueda de tan despiadados delincuentes mientras los vecinos de las víctimas se aterran al saber que cerca de ellos pueden estar personajes capaces de asesinar a dos indefensas mujeres de manera brutal. Porque, aunque la policía todo o casi todo lo ignora, sí tiene la seguridad de estar enfrentándose a seres repletos de maldad, si no ¿quién más sería capaz de cometer actos tan abominables?
Pero Dupin, que se ha metido a investigar el crimen sin ser detective y sin que nadie se lo pida, es el único que discrepa ampliamente con la teoría oficial. Quizás el asesino no es malo, quizás no sabía lo que estaba haciendo y quizás ni siquiera es humano.  
En la primera aparición de Sherlock Holmes, que fue en Estudio enescarlata, novela publicada en 1887, Watson lo compara con Dupin, y Holmes, aunque le concede capacidad a éste, lo considera muy inferior a él. Tal vez Doyle escribió esa parte de la novela como homenaje a Dupin, aunque pareciera ser que pretendía evitar las comparaciones, pero no hacerlas es inevitable. Finalmente, Dupin, aunque sólo aparece en tres relatos, es mejor personaje que Holmes, tanto como mejor escritor fue Poe que Doyle. 

12 comentarios:

  1. Quizás salvando que nace uno de los grandes personajes de la literatura, precursor como bien dices de Holmes, este sea el libro de Poe que menos me ha gustado o cuya lectura hice de forma más superficial.
    en todo caso es un complemento mejor que bueno para hablar de detectives.
    tienes un gran blog, me verás por aquí.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Es cierto que nadie ve a Poe como un escritor de novelas policíacas, y que su genio se fue por otros rumbos, pero el hecho de que el relato haya salido a la luz en 1841 lo convierte en el padre del género.

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces leo que la novela detectivesca tiene su origen en los ingleses como Agatha Christie o Conan Doyle, cuando lo cierto, como bien apuntas, es que el creador, fue ni más ni menos que un americano, Edgar Allan Poe, de quien mucha gente sólo conoce sus relatos de terror. Me gusta muchísimo Poe en todos su géneros, de hecho, lo releo de vez en cuando. Muy interesante que rescates a Auguste Dupin. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Rebeca, Poe también es uno de mis refugios cuando no encuentro nada que llame mi atención en las librerías.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué buena reseña!, acabo de aprender varias cosas. Por alguna extraña razón no he leído "Los crímenes de la calle Morgue", cosa que debo remediar a la brevedad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Interesante información, a eso se le llama un plagio en toda regla aunque intente evitarlo :S
    Y la reseña está bastante bien, suena interesante ^^

    Ya cambié el tipo de letra

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  7. Andromeda, gracias, quizás no le encuentres demasiada calidad, sólo que yo quería resaltar su importancia como el primer relato policíaco de la historia.

    Anika18, qué amable, pero no te hubieras molestado, quizás sea mi vista que ya no anda muy bien.

    ResponderEliminar
  8. Como admiradora que soy de Alan Poe, conocía sus obras detectivescas. Te felicito por esta preciosa reseña, y te doy las gracias por tu paso por mi mundo de letras.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta Allan Poe, aunque me temo que soy de las que se ha quedado en la superficie de sus relatos de terror y no ha profundizado en demasía. Ya otra reseña me puso sobre la pista de esta novela. Caerá en breve, espero. Muy buena reseña.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  10. La puedes leer en cualquier momento, no te llevará nada de tiempo, es un relato algo breve, ni de lejos llega a novela.

    ResponderEliminar
  11. Es inconcebible decir que alguien es mejor escritor que otro, Poe, por su parte, se dedicaba a este tipo de relatos, Conan Doyle no. Aunque, si bien es cierto, Doyle creó a Sherlock Holmes como un "homenaje" a Dupin, Doyle nunca consideró a Sherlock Holmes como su máxima obra, de hecho Arthur era médico (igual que Watson) e historiador, y escribió historia, no novelas policíacas. Además, Doyle estaba tan cansado de Sherlock que lo asesinó en algunas ocasiones, tal vez 2 o más.
    Doyle inventó a Sherlock Holmes en sus ratos libres, Poe a Dupin, no.

    ResponderEliminar