LOS MÁS LEÍDOS

9 abr. 2012

Cuestionario de un librero

Hace unos días platicaba con un amigo librero y me manifestó su preocupación por el futuro que le espera a él y a los de su gremio. Me hizo algunas preguntas y de pronto se me ocurrió una idea. Le dije que mejor me enviara todas las preguntas que quisiera por e-mail, que yo las respondería en mi blog y que así quizás otros blogueros podrían responderlas en los suyos, si se interesaban. Creo que la idea le gustó bastante, porque al siguiente día me envió el cuestionario, sólo que se atravesó Semana Santa y hasta hoy puedo subirlo. Pero más vale tarde que nunca.

Tomando en cuenta la fuerza que está adquiriendo el libro en formato digital ahora que se han hecho, en cierta medida, populares los e-reader, ¿les ves futuro a los libreros?
Evidentemente el libro electrónico supone un duro golpe para ustedes. Los editores los van a vender directamente en su página web dejando a un lado al distribuidor y al librero, tan necesarios con el libro impreso. Cuando mucho van a recurrir a gigantes como Amazon. Si se llega a una coexistencia entre los dos formatos, los libreros más arriesgados y creativos seguirán vendiendo y bien. Pero el futuro, en lo que a los libros se refiere, es un tanto incierto.
Aunque de momento, pese a todo, creo que no hay mucho que temer. Todavía sigue siendo muy necesario poner una montaña formada por ejemplares del mismo libro en las puertas de la librería para que éste se venda.
¿Crees que en cuanto se mueran todas las generaciones que empezaron leyendo libros en papel se acabará el oficio de librero?
Yo veo a niños leyendo libros impresos. Es cierto que cada generación trae sus modas, pero para mí el desplazamiento de un formato a otro va a depender más del ahorro que suponen los libros en formato digital, entre otras cosas como la comodidad que le genera un e-reader a un estudiante y los espacios. Muchos ya tienen una atractiva biblioteca para lucir en casa. ¿Para qué meterle más libros si ya no hay dónde ponerlos?
Yo francamente no lo veo mucho por el lado de la edad. Acostumbrarse a las cosas cómodas y baratas lleva poco tiempo. Ahora los e-reader siguen siendo algo caros, pero deja que bajen más de precio y verás a personas de cincuenta años llevando uno consigo.
¿Crees que la tecnología primero acabará con los libros impresos y después con los lectores? Me refiero a que si el habito de leer, con las comodidades que surgen constantemente, podría terminar siendo un anacronismo en poco tiempo.
En poco tiempo, digamos diez años, creo que no. Pero después… no me atrevo a decir que no. Es obvio que la tecnología cambia nuestros hábitos.
Si te dijeran que podrás leer todos libros que quieras, todos, en un e-reader de forma totalmente gratuita por el resto de tu vida, siempre y cuando renuncies a leer libros en papel, ¿qué responderías?
No me gusta que me regalen las cosas para no sentirme comprometido con nadie. Pero, hipotéticamente, creo que sería un idiota si dijera que no.
¿Actualmente cuál es la forma más común en que obtienes libros: por medio de librerías, de librerías de viejo, de bibliotecas o los compras en formato digital?
En librerías. Quizás en ellas compro el 70% o más de mis libros. No he vuelto a una biblioteca desde la universidad. A las librerías de viejo acudo normalmente porque a veces me encuentro cada joya que no sé por qué está allí. Y libros electrónicos aún leo pocos, porque a la venta están muy pocos de los que quiero leer, pero es una costumbre que crece rápidamente en mí.
Si te interesa una novedad, y está disponible en formato digital y en papel, ¿por cuál vas a inclinarte?
Depende mucho qué tanto me interese. Si llama demasiado mi atención creo que querré tener el libro impreso. Y si me atrae pero no tanto, me inclinaré por el formato digital.
Creo que los editores que no sacan a la venta sus novedades en ambos formatos están cometiendo un error. No sé cuál sea el motivo por el que muchos siguen sin contemplar el formato digital. Probablemente piensan que quien  compre el libro electrónico podrá ponerlo el mismo día gratis en la red. Eso es muy probable, pero con nada le impedirán que lo haga un mes después, si así lo desea.
De cualquier forma, quizás no poner el libro a la venta en formato electrónico puede traer más perdidas que ganancias. Cuando leemos una reseña de un buen libro, es probable que lo compremos al instante si está a la venta a buen precio en formato electrónico, en cambio si esperamos para ir a la librería, tal vez para entonces ya nos habremos olvidado de él.
Y por si eso fuera poco, también es de tomar en cuenta que producir copias de un libro en formato electrónico no cuesta absolutamente nada.
¿Bajo qué criterios compras tus libros?, ¿recurres al método tradicional de anotar todos los títulos que te gustan y los vas comprando en ese orden?
No, hay libros que anoté hace un año y que aún no compro y hay otros que hace una semana supe de su existencia y hace una semana los compré. A veces cuando me entero de la existencia de un libro me digo que algún día tengo que leerlo. Y otras veces me digo que ese mismo día tengo que empezar a leerlo. Las reseñas que leo por allí tienen mucho que ver en ello. Me ayudan, algunas, a ir por el camino correcto.  
¿Cuánto tiempo puede pasar desde que sabes de la existencia de un libro de tu interés hasta que te lo compras?
Creo que eso ya lo respondí en la respuesta anterior, pero vamos a abundar un poco más. Si me interesa demasiado trataré de comprarlo cuanto antes, pero si no me interesa mucho tal vez tarde meses, un año o me olvide de él. A veces busco leer varias reseñas de un libro que medio atrae mi atención para darme una idea lo más amplia posible de lo que voy a encontrarme. Lo que no recomiendo a nadie es leer la sinopsis que viene en la contraportada. Ésas no las escriben con la intención de darte a conocer el libro, sino de hacerte creer que es bueno aunque sea pésimo. Dicen que muchas veces quienes las escriben no se han leído ni las diez primeras páginas.  

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que el oficio de librero tiende a desaparecer. Tendrán que especializarse mucho. No creo que el papel desaparezca, pero sí que será aún más caro, casi como un artículo de lujo. Leo en formato electrónico casi desde que salió. Me gusta también el papel. Pero no olvido que el formato electrónico no deja de ser humo. Igual que lo tiernes, un día se te estropea el aparatito o la tarjetita, y has perdido una biblioteca. Aunque tengas tus copias de seguridad, siempre intento comprar los libros que me gustan en papel.
    Pero el tiempo lo dirá todo. Habrá que vivir para verlo :D

    ResponderEliminar
  3. Sería una pena que el oficio de librero desapareciera. Nos perderíamos esas charlas interminables en la librería, recomendándonos ese título estupendo con el que siempre acierta (al menos el mío). Yo no tengo e reader, ni lo quiero, me gusta pasearme por las estanterías de mi casa y acariciar los lomos de los libros, y me encanta cómo huelen, aunque hay que reconocer que soy una romántica incurable. Yo compro muchos libros, pero también recurro al préstamo y a las librerías de viejo, como bien dices si tienes tiempo y ganas te puedes encontrar verdaderas perlas ocultas que sus anteriores propietarios no supieron apreciar debidamente.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  4. Pues aunque suene fatalista, no quiero ver el día en que se acaben los libros impresos, a mí además de leerlos, si el libro es de mi interés me gusta tenerlo y me gusta tenerlo en papel, ponerlos en mi estantería y contemplarlos como otros contemplan sus cuadros, otra cosa es que me interese a medias, en cuyo caso recurro a la biblioteca porque aún no tengo lector digital ni prisa por tenerlo. Y hoy por hoy, no renunciaría al libro en papel por todos los libros del mundo en formato digital gratis. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Yo estudio biblioteconomía y constantemente estamos tocando estos temas con nuestros profesores, muchos de ellos bibliotecarios (que también han trabajado en librerías) y siempre llegamos a la conclusión de que de alguna forma el librero y muchos otros oficios ligados a los libros impresos morirán de la forma tal y como los conocemos hoy en día, pero si dicha profesión evoluciona y se va perfeccionando de acuerdo a las tecnologías que vayan saliendo (esto no es solo para el librero, sino que para los médicos, profesores, etc.) no tendrían porque dejar de existir, sino que solamente pasarían a marcar un papel más allá de como los conocemos hoy.
    Sinceramente prefiero mil veces el libro impreso que el digital, pues es mucho más cómodo para mi, y me gusta tener la sensación de las hojas en mis manos (muchas razones son un tanto "románticas)
    saludos

    ResponderEliminar
  6. Me encanta el formato tradicional, ver mis estanterías llenas y releerlos una y otra vez. Por mi no morirán. Un beso.

    ResponderEliminar