LOS MÁS LEÍDOS

17 jun. 2012

Libros autoeditados


Existen muchos autores que se cansan de buscar un editor y ellos mismos imprimen su libro y lo distribuyen en la medida de sus posibilidades. Esos libros lamentablemente no se venden, o se venden bien poco. Si no hay promoción y una adecuada distribución no puede ser de otra manera. El famoso fenómeno de boca a boca rara vez se presenta.
Yo soy de los lectores que compran esta clase de libros. Algunas veces porque se adaptan al tema que estoy investigando en el momento o simplemente porque por una extraordinaria casualidad los veo en el rincón que les tocó en la librería, los hojeo y, si me atraen, me los llevo sin fruncir el ceño si es que no son baratos, ya que no tienen que serlo a fuerzas.
Hoy en día ya no hace falta ser valiente para autoeditar un libro. Se puede hacer gratis en plataformas como Amazon. Allí sin duda están ya algunas obras maestras que por falta de difusión nadie o casi nadie compra. Y también porque los lectores les tienen miedo a los libros autoeditados y los evitan. Y ese fenómeno ocurre por culpa de los… autores.
De los muchos libros autoeditados que me he leído, en la gran mayoría he hallado erratas al por mayor. A veces en la primera página abundan. No sé francamente qué piensan algunos autores cuando autoeditan sus libros. Los quieren, quizás, más que a sus hijos y creen que cuando escriben el último párrafo ya son perfectos, obras maestras incuestionables que no requieren la más mínima revisión.
Siendo sincero, me consta que muchos autores autoeditan obras verdaderamente infumables. Quizás algunas tendrían mejor calidad pero es imposible hallarla por la abundancia de erratas. Así jamás un lector prestaría seriedad a un texto, y por la misma razón casi nadie confía en los libros autoeditados. 
No me explico por qué, si un autor cree que su libro merece ser publicado, no se lo lee él mismo. Así limpiaría el mar de erratas que es casi siempre un libro recién terminado.
Hasta los autores consagrados dejan erratas en sus libros. En las editoriales tienen que someterlos a un profundo proceso de limpieza. Y cuando un autor autoedita su libro, ese trabajo le toca a él. Se tiene que leer el libro cuando menos unas cinco veces. Después estará casi limpio, con unas cuantas erratas justificables en una primera edición, pero no veinte por párrafo como ocurre con la mayoría de los libros autoeditados.
Sería bueno que los autores se quitaran la pereza de encima y al terminar sus libros no se dedicaran a tratar de publicarlos, sino a limpiarlos. Así subiría la calidad de libros autoeditados y los lectores confiarían en ellos. Se venderían.
No es justificable que los autores no sean muy buenos con la ortografía o que no tengan recursos para acudir a una editorial que publique libros autoeditados o a un experto. Si alguien quiere escribir libros primero tiene que aprender a escribir bien el idioma en que lo hará. Ésa es una regla básica. Un diccionario de la RAE puede conseguirse fácilmente. No hay pretextos.
Quizás de cada cien libros autoeditados que salen a la venta, en formato impreso o digital, cinco están bien escritos, por  autores que saben lo que buscan y que han dedicado el tiempo justo a sus obras hasta considerar que están listas, y los otros noventa y cinco sean verdaderas payasadas impresentables que sólo perjudicarán a los cinco buenos, aumentando la mala fama que tienen los libros autoeditados.

9 comentarios:

  1. Una entrada de lo más interesante. Nunca he leído un libro autoeditado, vivo en una ciudad pequeña y esas casualidades de las que hablas no existen aquí, ojalá se dieran alguna vez, pero tengo entre los blogs que leo a algunos lectores habituales de este tipo de novelas y todos se quejan de lo mismo: erratas a tutiplén y también coincido en que si no tienes editor, ese trabajo lo debe hacer el autor.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Luigi.

    Soy una de esas autoras que autoedito mis novelas, en teoría, infumables. Es probable o, mejor dicho, es posible que lo sean. Pero el arte es subjetivo y no para todos lo son (sí, he llamado arte a lo que hago, principalmente porque mi objetivo con la literatura es generar emociones y, para mí, eso, si lo consiguiera en algún momento, sería un arte).

    Siempre me llama mucho la atención cómo tendemos a generalizar; creo que hasta yo lo hago a veces, sin darme cuenta, o de forma premeditada, vete tú a saber con todo lo que hablo y escribo. Pero me gustaría "defenderme" un poquillo, solo un poquillo, y sin ninguna acritud. Yo defiendo el trabajo del autoeditado justo con el argumento contrario al que tú esgrimes: para mí, si publicas sin el apoyo de una editorial, no debes revisar tu trabajo cinco veces, sino quinientas. Incluso así es posible que algo se te haya pasado; a ti, o a los tres o cuatro amigos con el perfil más cercano posible al de un corrector profesional que has encontrado disponibles o directamente has sobornado con alguna cena especial para que revisen también tu trabajo. Yo soy tan perfeccionista que me tengo que armar de valor para darle por fin al botón de Publicar en Amazon y me cuesta, ya te digo si me cuesta.

    Por eso te he contestado, solo por eso. Estás en tu derecho de creer que todos somos iguales pero a mí me apetecía intentar hacerte cambiar de opinión. Si en cualquiera de mis novelas autoeditadas y publicadas en Amazon encuentras "erratas a tutiplén", te devuelvo por triplicado el dinero que cuestan (que no es mucho, así que tampoco te creas que arriesgo demasiado ;).

    Un abrazo,
    Amelia

    ResponderEliminar
  3. Hola, Amalia

    Creo que no es necesario que te defiendas, probablemente malinterpretaste mi entrada. Sé que hay autores que aun sin editorial son verdaderos profesionales que escriben bien, bastante bien; aquí hace meses reseñé una novela publicada en Amazon que es una verdadera obra maestra de la literatura juvenil, a mi juicio de profesor de literatura. También es digno de mención que algunos autores, más en ingles que en español, han logrado por medio de la autopublicación conseguir lectores en grandes cantidades. Y te deseo sinceramente que llegue a ser tu caso.
    Pero, volviendo al tema de la entrada, insisto en que la gran mayoría de los autores que se autopublican no revisan sus textos y tratan de vender un compendio de erraras y más erratas. Los hay y estoy seguro que a ti te consta, aunque, como ya he dejado claro, algunos pocos, de entre los cuales quizás figuras, por lo que me dices, son verdaderos escritores que se toman el tiempo que hace falta para limpiar y pulir sus obras, para tratar de vender un trabajo de profesionales, pero, por mi experiencia, puedo asegurarte que son bien pocos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias por responder, Luigi.
    Muchas cosas no se hacen porque sea necesario, sino solo porque sientes que debes hacerlas. Y en realidad no debía haber usado la palabra "defenderme". No consideré tu comentario un ataque hacia mí pero sí me gustaría defender el trabajo del autoeditado, mi trabajo en este caso. En cualquier caso, gracias por tus deseos. Lo cierto es que yo no aspiro a conseguir lectores en grandes cantidades, sino solo lectores a quienes les gusten mis escritos. En ello estoy y por ello me esfuerzo prácticamente cada día.
    Un abrazo,

    Amelia

    ResponderEliminar
  5. Hola, Amelia

    Soy Esther Lázaro, responsable de la Mediateca de un colegio de Málaga. Estamos buscando a alguien que haya autoeditado sus libros para dar una pequeña charla-taller a los alumnos de secundaria y bachillerato. Por favor, ponte en contacto conmigo si estás interesada en: elazaro@colegiotorrequebrada.es

    ¡GRACIAS!

    ResponderEliminar
  6. Hola, yo también soy un autor autoeditado y comprendo perfectamente lo que dices. En mi caso tuve mucho cuidado a la hora de corregir (lo revisé cuatro veces antes de enviarlo a un corrector) ya que lo peor que nos puede pasar a los autores autoeditados es que otros no cuiden sus obras.

    ResponderEliminar
  7. Lamentablemente es cierto. yo también soy autora autoeditada e intento apoyar a otros como yo, pero a veces se hace dificil. Es cierto que una sorprendente mayoría da la sensación de no haber revisado el texto ni una sola vez. Cuando opino de alguno, principalmente mi crítica suele ser esa: lectura poco fluida a causa de erratas y, sobre todo, redundancia. Pero los que revisamos a conciencia y seguimos encontrando fallos aun a la quinta vez y los que no lo hacen estamos en el mismo saco, y seguiremos sin ganarnos la confianza de los lectores por ello. Es inevitable...

    ResponderEliminar
  8. Hola Luigi, sí lamentablemente la mala fama de los autores autoeditados nos perjudica mucho.
    Hay muchos malos, sí, pero también los hay buenos. Lo que pasa es que no son invisibles porque no los conoce ni Dios como yo digo. Y generalmente los que más venden de los autoeditados no suelen ser los más buenos precisamente. Yo soy autoeditada, tengo libros de poemas y un libro de relatos llamado Aromas del atardecer, si quieres te invito a que lo leas y después me comentas. Acepto toda clase de criticas, soy de las que lo revisan una y mil veces, antes de autoeditarlo, es un trabajo muy duro, y aún así nadie estamos libres de evitar fallos, pero considero que un libro autoeditado tiene que tener un mínimo de calidad. También soy gran lectora y te digo que las editoriales también editan libros infumables, de malos que son y que venden mucho, pero eso sí, están corregidos, al menos. Mira te dejo el enlace de mi libro por si le quieres pegar un vistazo, puedes leer las primeras páginas de muestra, sin pagar nada. Y si quieres copiar el enlace de mi libro para verlo y luego borrar este mensaje, puedes hacerlo, que no quiero hacer spam. Un saludo muy cordial. https://www.amazon.es/Aromas-del-atardecer-Pilar-Martin-ebook/dp/B00QO7Z5DK?ie=UTF8&tag=relinks2-21

    ResponderEliminar